Magdalena del 98

Me acuerdo de aquel verano que me trae nostalgia de la inexistencia de tiempo.

Me acuerdo de estirar noches como masas de harina o regaliz, de mañanas de frases entrecortadas y recuerdos en bucle, de tardes bajo una sábana etérea y con brisa en los pies.

Me acuerdo de la panadera y de sus giros malabares con el fino papel de estraza al envolver, y de las punzadas casi irresistibles de los miles de granitos de azúcar al comer lenguas de gominola.

Me acuerdo de verte por primera vez. De la creciente sensación térmica a mi alrededor, de cómo tu mirada bajaba hacia los baldosines con formas botánicas y no volvía a levantarse hasta vernos marchar.

Me acuerdo de cubrirme la cara con las manos en busca de historias bonitas. De escaparme en juegos geométricos con las sombras del jardín.

Me acuerdo de aquel verano que me trae olor. De frutas caídas, de almohadas rezumando brasas, del polvo tras las bicicletas y el cloro en el pelo. De tu saliva en mis dedos.

Me acuerdo del equilibrio intermitente de la lámpara del pasillo a nuestro paso cuando volvíamos de noche. Y de las risas. De la sensación al tumbarnos sobre el césped donde el cuerpo parecía levitar o estar acostado en una cama dulce de faquir.

Me acuerdo de un cielo con un inmenso y despejado azul tan claro que mirarlo agobiaba. Es un cielo que si se observa mucho se vuelve claustrofóbico porque parece de mentira.

Me acuerdo de aquel verano que me trae promesas. Me acuerdo de pactos en forma de vaso pequeño, de abrazos laureados y en saltos. Del crepitar de los sueños frente a la hoguera. Y de las primeras veces.

Me acuerdo de mí y me acuerdo de ti. Me acuerdo de todo y al mismo tiempo de nada.

Me acuerdo de la matrícula acabada en ZK, de tu silueta tras el cristal, tras el humo.

Me acuerdo de aquel verano que me trajo vida. De mi primera, y de un septiembre sin ganas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ATENCIÓN: Al pulsar el botón 'Publicar Comentario' estás aceptando la Política de Privacidad de este sitio web.