Rauchen verboten!

Categoría: Consuelo, Featured

Escribo en un apartamento de Múnich.

La habitación es minimalista, blanca, «ikeana». Sobrevive sobre un portal amarillento, sucio, que huele a meos. Tal vez porque el apartamento está cerca de una Estación Central, en un barrio de estudiantes, vagabundos,  prostitutas, colgados…, asediado por hoteles de cuatro estrellas.

Por las noches hay mosquitos trompeteros, sirenas chillonas, voces y risas juveniles.

También escucho los versos cautivadores de mi vecina. Es la exquisitez de las onomatopeyas bien moduladas.

Mis sentidos se mueven entre la envidia y la hartura. Pienso en el cartel amarillo que hay puesto en cada uno de los rellanos del piso con sus letras impresas en negro: «Rauchen verboten!». Busco su significado en mi móvil. Suelto una carcajada. Todo este tiempo creyendo que significaba «Prohibido gritar», y no.

Me enciendo un cigarrillo tras escuchar un último gemido. El de él.

2 comentarios

    1. Pero tiene su toque de aventura. Aunque Dersú Uzalá no habría durado ni un día.
      Gracias por su comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *