El fetichista

Categoría: Consuelo

Tiene una de esas casas que se caen a trozos. De aquellas decimonónicas donde el sol tiene que pedir permiso para entrar. Donde cada ruido sobrecoge. 

Y es ahí donde él va amontonando su colección de maniquíes. 

«Tienen un algo», me dice con la gravedad de un experto en obras de arte. «Están solos y desamparados».

Coloca con mimo, sobre una mesa atestada, sus dos últimas adquisiciones. Macho y hembra. 

Y yo, por supuesto, finjo que me parece la cosa más normal del mundo. 

 

 

Etiquetas: fetichismo, maniquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *